MADRID RESPIRA OPTIMISMO PARA EL FUTURO DEL SECTOR

El Ayuntamiento planea modificar la anterior normativa prácticamente imposible de cumplir

Instituciones y patronales trabajan en Madrid, tanto a nivel municipal como autonómico para lograr una situación normativa que favorezca el funcionamiento de la actividad de las viviendas turísticas con criterios razonables y que permita que ésta se siga desarrollando como una importante fuente de riqueza asociada al turismo.

Todo parece indicar que Madrid se convertirá en un entorno mucho más favorable para la actividad del alojamiento privado en adelante, tras el cambio político operado en el Ayuntamiento y la disposición positiva que mantiene el nuevo equipo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. El Ayuntamiento ha anunciado a primero de septiembre que esperará el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) para desarrollar el cambio de la normativa de viviendas turísticas que anunció a mediados de agosto y con el que quiere regularlas como actividad terciaria.

El nuevo Gobierno municipal de José Luis Martínez-Almeida planea modificar la legislación aprobada por el anterior en 2018 dentro del Plan Especial de Hospedaje que, más que regular, prohibía de facto la actividad de viviendas turísticas al exigir requisitos imposibles de cumplir, entre ellos una entrada independiente desde la calle.

Madrid planea regular las viviendas como actividad terciaria aplicando unos criterios objetivos y reconocibles que favorezcan además la convivencia

Respondiendo a uno de los muchos recursos, en mayo pasado el TSJM decidió suspender la moratoria hotelera decretada por el Ayuntamiento para su aplicación en el centro de la ciudad y que afectaba tanto a la construcción de nuevos hoteles como pisos turísticos.

El nuevo alcalde ha anunciado su intención de modificar la norma vigente, que a su juicio es una “prohibición bajo criterios arbitrarios” y plantear “una normativa basada en criterios objetivos y bajo parámetros que sean reconocibles, que no tengan carácter arbitrario ni discrecional”.

Cabe recordar que además FEVITUR ha llevado ante la Secretaría General de la Comisión Europea la regulación de las viviendas turísticas, por tercera vez desde 2016, incluyendo la normativa de Madrid, además de las de Barcelona, Bilbao, San Sebastián y Mallorca.

Chema González, presidente de ASOTUR, la Asociación de Gestores de Viviendas de Uso Turístico en la Comunidad de Madrid, explica a Newsvitur que tienen muy buena relación con el partido que lidera ahora el Ayuntamiento desde antes de la anterior legislatura, “estuvimos trabajando con ellos, concretamente con Carmen González, en el decreto que se creó en la Comunidad de Madrid y tenemos una relación de muchos años. Hablamos con todos los partidos antes de las elecciones, y con el PP es con el que más afinidad hemos tenido, sencillamente porque ellos entienden que esto es una parte importante del sector y que Madrid está mejor con las viviendas de uso turístico pero de forma ordenada y regulada”. La regulación que se plantea “tiene como objetivo que haya unas normas de juego justas y claras para todos, no una prohibición encubierta como había con el gobierno de Podemos”. Una de las cosas que se quieren quitar “y que por supuesto aplaudimos, y si no los tribunales creo que nos
van a dar la razón en cualquier caso, es lo de la entrada independiente, uno de los puntos de la normativa de más complicado o imposible cumplimiento”. También se ha apuntado el trabajo en materia de ruidos, aunque con el objetivo de que sea aplicable a todos los ciudadanos, no solo a los turistas, que realmente tienen menos denuncias por este aspecto que otros habitantes.

UN DECRETO EJEMPLAR EN LA COMUNIDAD
En abril pasado la Comunidad de Madrid aprobó un nuevo decreto que regula la actividad de las viviendas de uso turístico (VUT), que viene a sustituir a los anteriores, que sufrieron varios reveses en los tribunales. La novedad más importante es que con él se considera VUT a la vivienda desde el primero momento que inicia la actividad turística sin tener que esperar 90 días. El objetivo, según el Ejecutivo regional era “dar seguridad y certidumbre tanto a los usuarios de este servicio como a los propietarios
de inmuebles que pongan en el mercado sus viviendas”.

El decreto ha permitido al sector seguir operando con normalidad y es valorado por Asotur como “un decreto positivo, el primero de España que una Comunidad Autónoma manda a Bruselas para consultar si es aceptable y cumple con la normativa europea, y eso es importante. La UE dijo que sí. Es un decreto favorable para todo el sector, no solo para la patronal, sino creo que también para la justicia social y la libertad individual, porque prima la libertad de disponer de su propiedad del ciudadano contra otros intereses que podrían tener muy partidarios” desde el Gobierno municipal anterior.

“Si bien hay cosas que no estamos de acuerdo y tenemos que matizar, entendemos que es bueno porque al final da una regla de juego muy clara para se pueda ejercer esta actividad, por supuesto, con la mayor intención de eliminar o de ponerlo lo más difícil posible a todo aquel que quiera ejercer de forma ilegal o irregular”.