EL MODELO 179

FEVITUR ASESORA..

El pasado 2 de abril dio comienzo la campaña de la Declaración de la Renta referida al ejercicio fiscal 2018 en la que como principal novedad para los contribuyentes se incorpora la obligación de informar sobre la cesión de uso de viviendas con fines turísticos.

Para ello, por medio de la Orden HFP/544/2018 de 24 de mayo se aprobó un modelo específico de Declaración informativa trimestral de la cesión del uso de viviendas con fines turísticos. Desde hace tiempo Hacienda ha puesto en el punto de mira a las viviendas de uso turístico. La Agencia Tributaria quiere ejercer un mayor control sobre una actividad que en los últimos años ha experimentado un crecimiento importante. Para saber quiénes alquilan, cómo lo hacen y cuánto facturan se ha creado el Modelo 179.

El Modelo 179 nace como una obligación de carácter informativo sobre la cesión del uso de viviendas de uso turístico. De esta manera la Agencia Tributaria pretende luchar contra el fraude fiscal, exigiendo a quienes actúen como intermediarios en la cesión de este tipo de viviendas que proporcionen un desglose detallado de todas las operaciones de arrendamiento en las que participen.

Sin embargo, es importante hacer un par de precisiones terminológicas que ayudan a definir el alcance real del Modelo 179:

De un lado, es importante destacar que no cualquier arrendamiento con finalidad turística debe ser informado a través del Modelo 179.

El artículo 54 ter del Real Decreto 1065/2007 entiende por cesión de uso de viviendas con fines turísticos “la cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, cualquiera que sea el canal a través del cual se comercialice o promocione, y realizada con finalidad lucrativa u onerosa”. De esta manera, el alquiler por estancias o arrendamiento de habitaciones queda excluido del deber de información del Modelo 179.

Por otra parte, debe ser precisado que la obligación de presentar el Modelo 179 únicamente resulta exigible a quienes actúen como intermediarios en la cesión de la vivienda con fines turísticos. A la hora de definir qué actores tienen la consideración de intermediarios y cuáles escaparían de esta calificación, las consultas vinculantes resueltas por la Dirección General de Tributos han servido para delimitar esta figura.

A través de la Consulta vinculante V3083-18, la Dirección General de Tributos señala que sólo puede ser considerado intermediario quien “perciba una retribución o comisión por la consecución de un resultado, en este caso, la contratación efectiva entre cedente y cesionario de la cesión temporal de uso de todo o parte de una vivienda con fines turísticos”. De esta forma se exonera de la obligación informativa a quienes intervengan en la cesión de la vivienda a título de propietario y también como arrendatario subarrendador, posición jurídica en la que se encuadra a la figura del propertymanager.

El Modelo 179 debe ser presentado con carácter trimestral, durante el mes natural siguiente a la finalización de cada trimestre del año. Por tanto, los intermediarios en las cesiones de viviendas de uso turístico deben presentar la declaración informativa cuatro veces al año en total, en los meses de abril, julio, octubre y enero.

Transcurrido un año desde la entrada en vigor del Modelo 179, quizá sea demasiado temprano para sacar conclusiones sobre las bondades o perjuicios de esta obligación informativa y valorar su impacto. Es evidente que la presentación trimestral del Modelo 179 supone un requerimiento adicional a los ya de por sí numerosos requisitos que deben cumplir las viviendas de uso turístico. Sin perjuicio de ello, el sector valora positivamente la introducción de mecanismos de transparencia y normalización de una modalidad de alojamiento que se ha asentado como una realidad en todo el mundo.

La información que los intermediarios deben suministrar a la Agencia Tributaria se presenta como una radiografía exacta de los términos en que se produce la cesión de la vivienda. En el Modelo 179 debe hacerse constar, entre otros datos, los siguientes:

  • 1. Identificación del titular o titulares de la vivienda, del titular del derecho en virtud del cual se cede la vivienda (si es distinto del titular de la vivienda) y de las personas o entidades cesionarias.
  • 2. Identificación del inmueble (dirección completa) con especificación de la referencia catastral, en el caso de que la tuvieran asignada.
  • 3. Número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos.
  • 4. Importe percibido, en su caso, por el titular cedente del uso de la vivienda.
  • 5. Número de contrato en virtud del cual el declarante intermedia en la cesión de uso de la vivienda.
  • 6. Fecha de inicio de la cesión (opcional).
  • 7. Fecha de intermediación en la operación (opcional). 8. Identificación del medio de pago utilizado: transferencia, tarjeta de crédito o débito u otro medio de pago (opcional).